Directora del INBA de México a los graduados de la UArtes: Ustedes son protagonistas de la memoria artística de su país


Directora del INBA de México a los graduados de la UArtes:  Ustedes son protagonistas de la memoria artística de su país
16 de diciembre de 2019

Lucina Jiménez recomendó a los 111 graduados de la Universidad de las Artes disfrutar del vértigo de la creación y que al mismo tiempo de celebrar la culminación de los estudios inician un nuevo proceso de crecimiento personal y profesional.

Como un privilegio señaló Lucina Jiménez, gestora cultural y directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, la invitación que recibió de la Universidad de las Artes para estar presente en la graduación de sus estudiantes, ceremonia que se desarrolló el sábado 14 de diciembre del 2019, en el pasaje Illingworth. Fue la segunda cohorte de graduados de la UArtes, pero la primera promoción en que alumnos de todas las escuelas recibieron la licenciatura.

Lucina Jiménez agradeció al rector y a la comunidad universitaria, y también las palabras de la vicerrectora académica de la UArtes, María Paulina Soto, quien le antecedió en el discurso y con quien, dijo, "hemos caminado diversos mundos".

En su intervención, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes de México compartió la siguiente experiencia: "Hace dos días en un pueblo de la Sierra Mixe en Oaxaca, uno de los estados de nuestro sur mexicano con mayor población indígena donde el arte comunitario y el arte de los profesionales florece de manera independiente o entremezclada, donde Rufino Tamayo, Rodolfo Morales y Francisco Toledo pusieron el arte mexicano en el lugar de relevancia mundial, fueron sustraídos los instrumentos musicales de la banda filarmónica de uno de los pueblos. Las redes sociales estallaron para condenar el hecho y para expresar su solidaridad con el pueblo indígena y ratificar su voluntad de ayudar a recuperarlos, esto gracias a que hoy en día existe un fuerte liderazgo intelectual, literario, artístico de quienes antes fueron vistos simplemente como testimonios de un pasado glorioso, pero al fin, pasado. Estamos hablando entonces de la resiliencia que ha sido capaz de construir el movimiento indígena mexicano y que hoy tiene palabra, creación y un desarrollo intelectual que nos está ayudando a equilibrar la vida cotidiana. Las autoridades municipales dicen en su comunicado lo siguiente: La música es el inicio de nuestra vida en comunidad, antes del aprendizaje del abecedario, las notas musicales son nuestro primer lenguaje y forman nuestra identidad". Condenan, indicó Lucina Jiménez, que en otro momento se les haya arrebatado el agua y ahora la música.

Agregó mencionar un hecho de la vida cotidiana en una ceremonia de graduación de quienes han pasado su vida universitaria en esta institución, porque el arte y la vida están conectados. "En la segunda década de este siglo XXI la Universidad de las Artes apuesta por el arte y sus vínculos con muy diversos campos, incluida la gestión cultural, como campo formativo, haciendo reconocimiento de que la creación artística es a su vez productora de conocimiento, de investigación, de exploración y, por tanto, de autorreflexión, de autoconocimiento y de posibilidad de transformación de la vida; primero de la vida propia, luego de la vida comunitaria y luego la de un país como Ecuador, que se encuentra en la mira del ojo mundial, no solo porque ustedes viven y marcan el centro del planeta, la cintura del mundo, sino porque aquí se dirime nuevos paradigmas en la relación arte y política, arte y medio ambiente, arte y memoria, arte y tecnología, arte y derechos humanos. Pongo esta nota aparentemente de pérdida para que a lo largo de su vida profesional nunca olviden que el arte es como el agua, como el aire que respiramos y que la vida sin arte sería un error, como lo han señalado muchos filósofos".

"La educación en artes es un derecho que ustedes han ejercido y muy posiblemente el derecho de muchas otras personas a esa educación estética y artística que darán sus manos en su lugar de origen, en otra ciudad o en cualquier otro punto del planeta donde decidan ejercer lo que han aprendido. Sea tiempo real o a través de la tecnología. En otras palabras, les hablo de los instrumentos de la banda de la filarmónica de un pueblo indígena para que reflexionen en torno al valor de la música, de la danza, del teatro, de las artes visuales, de las electrónicas también como un derecho de las comunidades más alejadas, diversas, pero cuya tradición es una forma muy contemporánea de vivir.

"Imaginen que ustedes, quienes han invertido varios años de su vida en formarse para crear, puedan realizar proyectos donde el arte se conecta con la experiencia de quienes no han tenido la posibilidad de su creación y su disfrute. El arte es ese espacio tiempo de lo irrepetible, que nace del intersticio y la grieta de lo establecido para explorar mundos diversos. A partir de su propia subjetividad cargada de experiencia o en colectivo, dando vida a un mundo contradictorio y abierto donde las prácticas y la producción artística hacen posible la discrepancia y el cuestionamiento, lo disruptivo".

Quiero mencionar, agregó Lucina Jiménez, al pequeño grupo de estudiantes de una universidad en otro pueblo de México, donde las mujeres han sufrido violencia ancestral y donde la autoridad en un momento dado se negó a hacer una declaratoria de alerta de género. "Fue el arte contemporáneo el que visibilizó el conflicto y puso a la autoridad frente al dilema ético y político, a través de la obra artística de un colectivo de fotógrafas, escritoras, artistas visuales y gestores culturales, a veces sintetizados en una misma persona, a fuerza de formación interdisciplinaria. Fueron ellos quienes lanzaron la alerta de género en una exposición que fue visitada por muchas personas, quienes a su vez iban registrando los nombres de las mujeres que habían sido alcanzadas por esa violencia. Recuerdo una pieza, en particular, bajo la luz de una pequeña lámpara colocada en un buró, que te dejaba asomarte a todas las palabras que han sido usadas en internet para referirse a las mujeres como objetos sexuales o de manera despectiva. Los micromachismos en tu mundo espacio de conciencia a través del arte".

"El arte es aquello que logra conmover y movilizar la memoria y un pasado transformado en visión contemporánea de los sueños y los dilemas de quienes nos precedieron o de quienes hoy detectan los poderes simbólicos, dando paso a la posibilidad de transformar el mundo aún en el marco de sociedades donde la diversidad no ha terminado de reconocerse o donde la visión de lo artístico todavía está habitada por el conservadorismo y la convención. El arte es ese pequeño espacio donde las artes sonoras rompen con el monotema que imponen las industrias, a veces con recursos que supuestamente te brindan autonomía, pero que terminan por imponer un solo ritmo, una sola vertiente. Las artes sonoras entonces están llamadas a crear muchísimos mundos más diversos, mundos que no rompen con la tradición, pero que tampoco abandonan la posibilidad de la fusión de lo contemporáneo y del diálogo con las músicas que nos ha aportado la humanidad a lo largo del tiempo.

"Son ustedes protagonistas de la memoria artística de su país, de su región, de su continente, pero al mismo tiempo portadores de una visión en donde no hay fronteras. El arte no tiene fronteras y es lo único que puede volar por encima de cualquier diferencia, de cualquier idea, de las creencias, de las religiones y aún de la política. Es el mejor embajador de cualquier país, nunca lo olviden. De ahí tan importante que el artista pueda tener una formación intercultural para crear puentes en tiempos de muros. Hoy estamos celebrando la continuación de su vida estudiantil, este es un tributo a su constancia, a la resiliencia que se requiere para construir una carrera en una universidad. Hay un alto porcentaje de jóvenes que no han podido lograrlo y habrá que trabajar arduamente para que ello no siga siendo así y el arte tiene ahí un papel obligado. A lo mejor deciden continuar su formación académica y hacer una maestría, pero aun así la vida les pondrá frente situaciones y momentos en los que tendrán que tomar muchas decisiones. Pronto van a extrañar el ambiente de protección que esta Universidad de las Artes les ha brindado, a sus amigos y a sus amigas, al más odiado de sus docentes que será parte de sus memorias más entrañables y podrán reconocer qué fue lo que les aportó tal o cual experiencia educativa. Nunca olviden a sus amigos ni dejen de aprender porque la vida toda es un aprendizaje y una creación constante, sus amigos y su convivencia con ellos pueden resultar en fructíferos espacios de creación artística de una generación que tiene mucho que compartir. Aquí se han aventurado a exponer, a crear, a colocar en las bóvedas que antes atesoraban billetes el valor de su propia obra. El mercado artístico, si lo hay, aparecerá con el canto de las sirenas o bien con amenazas de sunamis. No tengan miedo a la crítica, la crítica es un modo de comunicación, un modo de enseñanza, un modo de confrontación y análisis. Dice Raquel Tibol, una de las estudiosas más rigurosas del arte en México y quien hoy (14 de diciembre) estaría cumpliendo 96 años: Ejerzan la crítica de su propia obra y procuren no quedarse nunca en una zona de confort.

"Ustedes han puesto una parte importante de su energía en el arte, han sido capaces de convencer a sus familias de que dedicarse al arte es fundamental para la vida, no todas las familias pueden entenderlo, agradezcan a quienes desde su amplia o relativa comprensión del valor del arte les apoyaron durante este camino académico y también a quienes le han hecho fortalecer su convicción de que este es su espacio, de que esta es su vida y de que a eso van a dedicarse.

"Hoy que están aquí celebrando la culminación de sus estudios inician al mismo tiempo un nuevo proceso de crecimiento personal y profesional, donde su pasión, su perseverancia y sus experiencias serán la base para la defensión de su obra, de su quehacer artístico en la creación, la gestión o la enseñanza, o tal vez en todos esos campos. Nunca olviden a quienes compartieron con ustedes este trayecto. Recuerden que todas las personas estamos hechas de arena, vamos acumulando experiencias para crear nuestros propios meandros", dijo Lucina Jiménez, quien terminó su discurso citando a la escritora argentina Luisa Valenzuela, quien recientemente recibió el premio internacional Carlos Fuentes con la novela Cola de lagartija (la cual la misma autora juzga como un aporte indirecto a las novelas de dictadores). "Ella dice: me metí de lleno en una novela barroca, iconoclasta y esperpéntica, y se pregunta: cuántas veces durante la redacción de dicha novela creí no tener manera de escapar del laberinto que yo misma iba trazando, cuántos nudos argumentativos creí imposibles de desentrañar, sin embargo, los nudos fueron encontrando su desenlace natural, he ahí la aventura de crear ficción, su escrutante atractivo que nos mueve a repetir el desconcierto y la inseguridad en la siguiente obra".

"Todo fin de siglo es un nuevo comienzo, disfruten este vértigo de la creación, de hacer vivo lo imposible, que tenga un fructífero y alegre camino, lleno de amor y de creación".

Copyright © 2017 Universidad de las Artes. Todos los derechos reservados.