Jairo Cuero, denunciante e innovador en Inter[•]actos


Jairo Cuero, denunciante e innovador en Inter[•]actos
28 de octubre de 2019

El coreógrafo e investigador colombiano dictó el taller "Danza Afrocolombiana PATAKORE" y contagió con sus rítmicas propuestas, las cuales son una expresión de resistencia a la exclusión racial. 

Desde su primera aparición en escena Jairo Cuero supo cautivar. Lo hizo con sus expresiones, con su hablar y con su evidente pasión por la danza fruto de sus investigaciones sobre los ritmos afrocolombianos y afromandigues.

El bailarín y coreógrafo oriundo de Tumaco, población del Pacífico Sur cercana a Esmeraldas, inició su participación en Inter[•]actos con el taller "Danza Afrocolombiana PATAKORE", del 23 al 26 de octubre, y tomó también protagonismo en el acto inaugural y en la clausura de los Encuentros Públicos de Artes, organizados por la Universidad de las Artes.

La danza que propone es una invitación a conectarse con las raíces. Verlo ejecutarla anima a seguir sus pasos en una expresión corporal que lleva al desarrollo de habilidades y aficiones dancísticas. Pero no solo son ritmos, son ritos con los cuales los aborígenes adoraban y ofrecían sacrificios a sus deidades. En la danza afrocolombiana el movimiento corporal es total; inicia en los pies y lo invade todo.

Y hay más, porque es a través de la danza que Jairo Cuero ha expuesto sus puntos de vista sobre la exclusión racial. "Plasmo un poquito de resistencia hacia lo que yo no estoy de acuerdo como artista, como ser humano, de lo que le pasa a la gente de color", expresa el coreógrafo investigador e innovador de bailes populares afrocolombianos y afromandingue.

Trayectoria

Para Jairo Cuero la danza es un camino de reconocimiento de sí mismo, de su origen y de sus raíces. Es con el movimiento del cuerpo que narra los ritos atávicos, el cimarronaje y la libertad del pueblo africano y afrocolombiano. Uno a uno los cuerpos de sus estudiantes lo siguen y se abren al sublime gozo de la danza y a la confrontación de la memoria; los cuerpos se transforman, generan sus propios movimientos, se alegran y se unen al sonido de los tambores.

Por más de 25 años Jairo Cuero se ha dedicado al aprendizaje, enseñanza y creación coreográfica de la  danza afro. Desde su niñez decidió hacer de la danza su camino para entender el mundo. Paradójicamente su trayectoria dancística fue bailando música urbana y moderna en su natal Tumaco, pero a los 12 años empezó a tener mayor conciencia del legado de la música tradicional e inició entonces su formación en la escuela Tumac, bajo la dirección del investigador, músico y bailarín Francisco Tenorio. En 1997 integró el grupo Cantos y Danzas del Chocó de la Universidad Nacional de Colombia. Luego de ocho años de formación en folclor, entró el ballet de Sonia Osorio, en el cual aprendió la técnica clásica que le ayudó en su formación integral de bailarín. Más adelante, en su búsqueda de lo africano, transitó por el grupo Sankofa, donde conoció al maestro Rafael Palacios, investigador de danzas mandingues, quien lo motivó a la innovación, porque en obras en las que participó como "34% visibles" (2004) y "La Puerta de Goreé" (2006) se fusionaban elementos del ballet, de la danza contemporánea y de la danza africana, además de hacer lecturas políticas y críticas de la cruel diáspora africana y de la realidad de la población afro en Colombia. 

Copyright © 2017 Universidad de las Artes. Todos los derechos reservados.