Mateo Torres, tallerista de Juegos Sonoros


Mateo Torres, tallerista de Juegos Sonoros
23 de junio de 2020

La emergencia sanitaria por COVID-19 no restó la emoción que Mateo Torres, estudiante de octavo semestre de la carrera de Artes Sonoras, supo transmitir a quienes se inscribieron para el taller vacacional que estuvo a su cargo en El Gran Teatro de Monte Sinaí, proyecto de Vinculación con la Sociedad de la Escuela de Artes Escénicas de la Universidad de las Artes. 

Era su tercer taller y llevaba ya dos semanas. La pandemia cambió la agenda, pero no el entusiasmo, pues lo continuaron vía online y resultó provechoso para ambas partes. Le dejó varias anécdotas, como dar clases de violín aún sin tocar el instrumento. Tuvo que ser sincero, decirlo y buscar asesoría y aprender. A continuación, Mateo Torres relata la experiencia de pasar del taller presencial al virtual, de la respuesta de sus participantes y de los siguientes talleres que iniciará el 1 de julio próximo y para el cual se está preparando:

“Al principio, cuando el taller que imparto fue presencial, se llamó Guagua ensamble. La primera etapa del taller comenzó, para mí, el 23 de marzo de manera informal con dos personas que recibieron el taller presencial antes de su suspensión indefinida. Después de esto, decidimos mantener una serie de reuniones para hablar con todos los involucrados en esta iniciativa y decidimos lanzar de manera virtual los talleres que íbamos a impartir en territorio y que debido a la emergencia sanitaria no pudimos hacerlo.

Desde este momento se llamó Taller de juegos sonoros y se convirtió en un espacio de enseñanza y aprendizaje donde construimos nuestros propios instrumentos en casa y también compartimos teoría musical. Ahora nos encontramos finalizando la tercera etapa, cuya culminación está prevista para la semana del 22 de junio, y esta dará paso a la siguiente, renovada y recargada, prevista para empezar el 1 de julio.

Para esa fecha el taller retomará su nombre original: Guagua ensamble, y enseñará a construir instrumentos musicales a partir de materiales reciclados. Compartirá, además, teoría, lenguaje musical, escritura y lectura de partituras y cifrados.

La acogida de los participantes ha sido muy buena, a pesar de las dificultades que la telepresencia involucra. Las ganas que ellos tenían y la curiosidad que sentían superaban todas las dificultades.

Utilizamos Zoom a veces, Whatsapp videollamadas, videollamadas por Messenger y, en ocasiones, cuando el internet no permitía hacer videoconferencias por ningún medio, teníamos clases por el chat de Whatsapp. Todo este proceso nos permitió desarrollar herramientas y dejó anécdotas para contar, como una vez que tuvimos que afinar una guitarra por videollamada, sin afinador, solo a oído y tardamos alrededor de 40 minutos en lograrlo. A pesar de las dificultades siempre se mostraron dispuestos a aprender y, a lo largo del curso, logramos desarrollar herramientas que nos permitieron entendernos mejor”.

Joselyn Pardo, quien tiene 14 años y habita junto con sus familiares en Monte Sinaí, comenta que participó en el taller de piano, a cargo de Mateo Torres, experiencia que señala como significativa. Mediante Whatsapp él comentó a InfoUArtes: Muy linda la experiencia, se supo explicar muy bien, he aprendido mucho, ahora puedo entonar en el piano la música que me gusta. Fue bueno continuar las clases por internet, aunque frente a frente es mejor, pero me ayudó porque como hago varios cursos al día pude tomar el taller del profesor Mateo desde casa. Es muy comprensivo y estoy agradecido con él, la Universidad de las Artes y Hogar de Cristo”.

Copyright © 2017 Universidad de las Artes. Todos los derechos reservados.