“Pulsión, represión y síntoma”, tesis de Janeth Vanessa Aray


“Pulsión, represión y síntoma”, tesis de Janeth Vanessa Aray
20 de mayo de 2020

“La presente investigación artística surgió de mi interés por cuestionar determinadas tradiciones del ámbito familiar, donde el rol de la mujer goza de un insólito protagonismo”. Janeth Vanessa Aray, estudiante de la Escuela de Artes Visuales, inicia así el texto de su tesis de grado, la cual sustentó el 1 de mayo de manera virtual.

En el documento que reposa en la Secretaría Académica de la UArtes, indica que entre las más destacadas de dichas tradiciones ubica a las celebraciones o rituales que tienen que ver con el paso a la vida conyugal (sea que estén atravesadas o no por un componente religioso): pedidas de mano, despedidas de soltera, matrimonios y lunas de miel, “actos que suponen una instancia preparatoria para la vida en pareja. De estos rituales, especialmente, llamaron mi atención aquellos elementos que le dan cuerpo y, además, retienen una memoria de las ceremonias celebradas, como las fotografías de álbumes, los objetos conmemorativos, la indumentaria y los ornamentos con los que se escenifican los distintos momentos”.

En ese sentido, agrega, la investigación a la que tituló “Pulsión, represión y síntoma” ha buscado ante todo tensar el carácter banal de estos elementos de memorabilia y sopesar su potencia ritual frente al movimiento de la vida, es decir, ensayándolos como si se tratasen de objetos de poder capaces de canalizar la realidad habitada. “El proyecto se ha valido, en tal caso, de estrategias como el manejo del archivo personal, la apropiación, la intertextualidad, la teatralidad y lo instalativo, para vehiculizar la aparición de una voz propia que de cierto modo desautorice la idealización de estos asuntos. Una voz telúrica, probablemente confinada en los rincones de esa arquitectura sensible que se configura como el espacio de mi hogar”.

En su investigación, Janeth Vanessa Aray indica que en el medio local hay artistas que para el desarrollo de su obra se han valido del trabajo con objetos domésticos o han indagado en los rituales familiares. “En el primer grupo ubicaría a la guayaquileña Pamela Hurtado como un antecedente fundamental. Ella indaga a partir de la presencia de los objetos cotidianos en su entorno más cercano, construyendo una mirada subjetiva sobre la memoria que lo rodea. En buena medida, su búsqueda creativa se sustenta en los roles que durante las distintas etapas de su vida ha asumido como hija, esposa y madre; por lo que encontraremos reiteradamente en su trabajo el recurso por piezas textiles, juguetes, adornos, utensilios y demás elementos que poseen una fuerte connotación temporal”.

En la serie Estamos en el bosque (2015), por ejemplo, la artista se apropia de objetos diversos que encontramos en el hogar, como pequeñas porcelanas de animales, materiales decorativos y juguetes de menor dimensión –entre ellos varias canicas–, los cuales son contenidos por unas delicadas urnas de cristal. De ese modo, elabora unos frágiles microcosmos donde se congelan aquellas historias infantiles que han transitado a través de los múltiples vínculos con sus abuelos, padres, hijos y nietos.

Siguiendo con la temática de lo vivencial como ámbito de indagación plástica, Janeth Vanessa Aray considera necesario mencionar el trabajo del guayaquileño Jorge Velarde, cofundador de La Artefactoría, un grupo de artistas que comenzó a trabajar juntos en 1982. “De su trabajo me interesa recalcar la recurrencia a situaciones vinculadas al contexto del hogar, por medio de imágenes donde se manifiestan constantemente los signos de una mitología íntima. Además de usar la pintura y la fotografía como medios de exploración artística, acude en ocasiones a la intervención de objetos, muchos de ellos herramientas y utensilios con los que se desenvuelve en su práctica cotidiana, sin hacer distinción entre sus roles como artista o como custodio del hogar. Tal sería el caso de la obra Cautiverio suave (2001), para la cual hace uso de instrumentos domésticos corto punzantes, como cuchillos, destornilladores y tijeras, ensamblados de tal manera que se transforman en la frase TE AMO, como estos si buscaran condensar una relación ambigua entre el dolor y el amor que se teje al interior del núcleo familiar”.

Copyright © 2017 Universidad de las Artes. Todos los derechos reservados.