Kevin Camacho estará en La Ilusión, festival colombiano de artes sonoras

Egresó de la carrera de Artes Sonoras de la Universidad de las Artes y este viernes 9 de abril del 2021 Kevin Camacho, de 24 años, llevará su proyecto audiovisual Nepi Somba al festival colombiano de artes sonoras La Ilusión. Su propuesta, señaló a InfoUArtes, nació de su trabajo de titulación “Composición Audiovisual: Ritualidad Tsáchila, entre el trance, la tradición y los festivales de música electrónica”.

El festival tiene su origen en Nariño y se propuso por primera vez a mediados del 2020; busca establecer un diálogo entre diferentes producciones sonoras con el bosque. Bajo diferentes tipos de expresiones artísticas, desde piezas audiovisuales, conversatorios y talleres hasta artículos, que se construyen alrededor de esta premisa principal. La Ilusión busca la representación de todas las expresiones de arte sonoro nacidas dentro del Amazonas, con sus diferentes especies de flora y fauna, utilizando sus sonidos y silencios para la construcción de su discurso, y convocando a artistas de diferentes países para la exposición de sus propuestas en el medio.

Con esta premisa en mente, Kevin Camacho explica la naturaleza de su obra artística: Nepi Somba  nace de la intención de mostrar la experiencia de la musicalidad y la ritualidad de los Tsáchilas, desde la perspectiva de alguien que sale de la urbanidad y se adentra en sus misterios. “Nepi” es tsafiki y significa “ayahuasca”; “Somba” puede traducirse como “fuerza” o “poder”, lo que llevaría a la traducción “la fuerza de la ayahuasca”.

Nepi Somba, cuyo video puede encontrarse en la plataforma YouTube, consta de cuatro movimientos que marcan el ritmo del relato sonoro. El primer movimiento da cuenta de la transición que hace Kevin Camacho desde la ciudad hasta el pueblo Tsáchila; durante el trayecto se aprecian los ruidos comunes de la urbe: el pitido de los carros y el tráfico van acompañados de una pieza musical electrónica que busca integrarlos, hasta que poco a poco estos sonidos quedan en el olvido para darle paso a las voces del bosque, con el cantar de los pájaros, la brisa del viento en las hojas de los árboles y el ruido del agua, los cuales se hacen presentes al momento en que el egresado de Artes Sonoras pisa el poblado, durante el segundo movimiento titulado “Encuentro”. Aquí él hace uso de los instrumentos propios de la cultura Tsáchila para representar mejor al bosque, como el shuade (o palo de lluvia), en combinación con ritmos más sintetizados.

En el tercer movimiento se muestra el ritual de los Tsáchilas con la ayahuasca, donde se hace énfasis en la música empleada durante el mismo. Su autor explica que el acompañamiento musical durante la ingesta del brebaje es cíclico y repetitivo, lo que ayuda al consumidor para que se adentre en el trance. La mezcla musical realizada, que ya tiene los sonidos naturales del bosque durante todo el movimiento, va acompañada de la voz del chamán (“Poné” en tsafiki), volviéndose el punto clímax de la composición, y actúa como fiel representación de la misticidad del evento.

Proceso de grabación de Nepi Somba, de Kevin Camacho

Finalmente, durante el cuarto movimiento se hace uso de todos los elementos musicales de ambas culturas. Kevin Camacho explota todos los recursos de sintetizado con herramientas como la batería, la guitarra eléctrica, el canto y el saxofón, junto a los instrumentos nativos de los tsáchilas, en una composición que no deja de suspenderse en los sonidos de los insectos, de las aves, de los árboles y del agua. Con esto, explica, se busca cerrar el ciclo de la experiencia, donde la idea principal es demostrar las similitudes que existen entre ambos mundos desde un punto de vista musical.

Esta obra fue de notable interés para los conocidos de su tutor, el compositor y docente Fredy Vallejos, quienes posteriormente se comunicaron con él para proponerle participar en el festival, transmitiendo su proyecto nuevamente el 9 de abril. Al día siguiente, el 10, Kevin Camacho estará en un conversatorio donde dará detalles de su obra y realización. A la fecha, el video en YouTube cuenta con 432 vistas y una recepción notable por parte de compañeros artistas de lugares como Alemania y Holanda.

Haber sido seleccionado para exponer su trabajo en el festival tiene feliz a Kevin Camacho, sobre todo porque se tomó en cuenta el valor de su tierra natal, Santo Domingo de los Tsáchilas, y su cultura: “(…) Que se sepa que este proyecto ha sido fruto de toda la preparación que he tenido en la Universidad de las Artes. Algo que me alegra saber es que llevaré este proyecto con el nombre de mi universidad respaldándome, así como el de mi país”.

Dentro del contexto universitario, el joven artista encontró el apoyo de sus compañeros y profesores, quienes supieron encaminarlo en el cumplimiento de sus objetivos. Entró a la UArtes con muy altas expectativas y vio la oportunidad para crecer dentro de lo profesional y lo humano, haciendo las conexiones necesarias que lo llevarían al desarrollo de esta propuesta.

Texto: Abel Cano Carriel, estudiante de Literatura.

Comparte esta nota

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email