El Consejo Estudiantil UArtes y sus deliberaciones; Laura Jácome, su presidenta, detalla lo actuado

Ante la Universidad de las Artes, Laura Jácome, quien cursa la carrera de Artes Musicales y Sonoras, tiene triple responsabilidad. La de estudiar, evidentemente, la de integrar el Órgano Colegiado Superior y la de presidir el Consejo Estudiantil. Sobre esta última, InfoUArtes buscó dialogar con ella para conocer los pasos que se han dado al interior de esta representatividad, la cual, al institucionalizarse la UArtes y establecerse un OCS, observa reformas en su estructura. También para despejar algunas inquietudes manifestadas por los alumnos.

Laura Jácome señaló que el Consejo Estudiantil se encarga de discutir temas que afecten al alumnado UArtes, que pudieran ser de índole académico o administrativo, a fin de llegar a un consenso de prontas soluciones. La última sesión se realizó en mayo pasado y entre los puntos a tratar constaron la falta de una óptima comunicación al interior de la universidad y los procedimientos adecuados a seguir frente a casos de abuso y acoso sexual. Se presentó, además, al cuerpo estudiantil que lo conforma.

“El tema de la comunicación es muy complejo”, señaló y argumentó que muchos estudiantes desconocen lo que ocurre dentro del perímetro universitario debido a la falta de una red informativa eficiente. Recalcó, asimismo, el poco interés que existe por parte del cuerpo estudiantil para mantenerse al día. Muchas veces los correos son olvidados, se hunden en publicaciones que “no son de interés” y el estudiante promedio busca conseguir información de algún conocido dentro del cuerpo administrativo, incluso si estos ya no ejerzan el cargo ni estén en la UArtes.

“Se entiende que haya cierto ausentismo, dadas las circunstancias por las que estamos pasando (…). Eso nos ha complicado porque nos encontramos respondiendo las mismas preguntas una y otra vez. Entendemos que el antiguo Consejo Estudiantil no convocaba a asamblea de forma regular, pero nosotros tenemos la intención de hacerlo de forma periódica”, dijo Jácome y afirmó que busca mantener un feedback de cada sesión, procurando darles espacio a todos los estudiantes que se acerquen con dudas.

El Consejo Estudiantil tiene su propia Comisión de Comunicación y sus miembros están a cargo de todo lo que a información se refiere, así como a los planes de difusión a ejecutarse y que incluye el formato de cada sesión y las vías por las que esta se transmite. La última reunión no fue grabada porque se llegó al consenso de que varios estudiantes no estarían contentos con ello, sin embargo, parte del trabajo de la comisión es mantener un registro de cada asamblea. Actualmente, se elaboran dos calendarios: uno para los estudiantes y otro para los mismos miembros del Consejo Estudiantil, para evitar cualquier problemática.

La última sesión se realizó vía Zoom, en cuatro sesiones de media hora cada una, donde el Consejo Estudiantil se dirigió a dos semestres por sesión. De esta manera, sostuvo su presidenta, se llegó a mucha más gente y se pudo aprovechar el tiempo. También señaló que una de las observaciones que más le llegan de los estudiantes son las Prácticas Pre-Profesionales (PPP) y que desde el OCS se realizan cambios respecto al tema, incluyendo el papel de los tutores, en consideración a sus cargas de trabajo. “Ahora existen regulaciones  que antes no existían, pero como todo proceso, toma tiempo adaptarse”.

En el Consejo Estudiantil también se ha discutido sobre los intensivos que oferta la universidad. “Algo importante que debe saber la comunidad estudiantil es que no pueden abrirse dos intensivos al año”, dijo. Hizo la mención porque muchos estudiantes se hallan recogiendo firmas para abrir ciertas materias en un segundo proceso de intensivos, lo cual ya ha establecido el OCS que, aparte de no tener buena planificación, resulta una pérdida de recursos, pues muchos de los que firman y se comprometen asistir a dichos cursos al final no van o terminan retirándose de la materia. “Durante octubre no hay intensivos, no importa cuántas firmas se recojan”, recalcó Jácome.

Con respecto a idiomas, la UArtes trabaja en un programa intensivo especializado que sirva de manera virtual y se pueda tomar de corrido, a fin de que el estudiante interesado pueda avanzar más de un nivel por semestre y escoger el horario de su conveniencia. Durante dicho proceso se proporcionará todo el material necesario, junto a los trabajos requeridos para cada nivel. Con esto, la universidad busca optimizar el tiempo del estudiante. No obstante, Jácome señaló inconvenientes con los idiomas de francés y portugués, que al no ser tan demandados como el inglés tiene menos profesores. 

Reveló que para quienes les falte un nivel se ha creado una norma transitoria que les permita cursarlo junto a la materia de titulación. Se puede apelar enviando su tema de tesis al Consejo Directivo de su respectiva escuela, lo cual pasa por Secretaría Académica. Una vez aprobado, el estudiante puede cursar ambas materias sin problema.

Una de las ideas que se presentó al Consejo Estudiantil fue la implementación de un documento PDF que funcione como una guía general, pues estará todo lo que el alumno UArtes debe saber, desde los nombres del cuerpo administrativo, sus respectivos cargos, quién puede ayudar con qué, contactos de los responsables de las prácticas, a quién se puede acudir en caso dudas, etc. El fin es mantener, dentro de un formato de fácil acceso, un compendio de las respuestas a las preguntas más comunes.

También se busca implementar una red informativa que no se encuentre saturada, pues existen decenas de grupos de WhatsApp de la UArtes, grupos de Facebook, grupos de correo institucional e incluso en Twitter hay cierta presencia. Instagram podría ser la plataforma para mantener a la comunidad estudiantil informada, aprovechando las comodidades que dicha red social otorga y su fácil manejo.

Respecto al proceso de denuncia, Jácome agregó se está regulando con Bienestar Estudiantil dar seguimiento a todas las denuncias que se hagan, ya sea de acoso sexual, discriminación o violencia de género. Recientemente se sumó un nuevo trabajador social, quien mantiene contacto con la Fiscalía y la Policía Nacional, y encarga de mantener el registro y de seguir cada caso hasta cerrarlo satisfactoriamente. “Mucha gente no denuncia porque estamos acostumbrados a que no lleguen a nada e incluso se escracha a quien denuncia”, señaló. Junto a María Fernanda Plaza, directora (e) de Asuntos Estudiantiles y Comunidad Universitaria, se desarrollan ideas para incentivar a quienes sufran de este tipo de maltrato acercarse a denunciar sin temor a represalias.

Actualmente se gestiona un contacto telefónico del Consejo Estudiantil, a razón de ayudar a la descongestión de información, que los estudiantes recibirán de forma concisa. La información compartida por este medio será netamente académica y administrativa.

Texto: Abel Cano Carriel, estudiante de la Escuela de Literatura.

Comparte esta nota

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email