Logo-UArtes-white

“Dislocar”, una propuesta que impulsa la participación de las personas con discapacidad en la creación escénica

“Dislocar: Laboratorio de creación e investigación escénica” es un proyecto enfocado en la indagación de los caminos para la creación de productos escénicos que sostienen éticas y estéticas vinculadas a la diversidad y que promueve la participación de personas con discapacidad en un marco de respeto y potencia hacia la diferencia”.

Sofía Mera, docente de la Escuela de Artes Escénicas de la Universidad de las Artes, describe así esta propuesta de vinculación con la comunidad que se encuentra en su primera fase, tiene una extensión de dos años y apunta a generar procesos artísticos escénicos en que los cuerpos más normativos y/o más hegemónicos y aquellos no visibilizados o estigmatizados compartan un espacio creativo enriquecido y transformador que devenga en cambiar de lugar, es decir, dislocar nuestra mirada respecto al arte y la discapacidad.

Añade que en esta primera fase se han realizado acercamientos a instituciones educativas vinculadas a la discapacidad para desarrollar talleres liderados por estudiantes de Artes Escénicas. Los relacionamientos en mención se han dado ya con Fasinarm y Asopléjica, donde los y las estudiantes de danza Allison Maza, Camila Sarmiento, Ecnny Gis, Andrea Suárez y Sade Chalá cumplen ya con sus prácticas preprofesionales (para lo cual se hizo una convocatoria previa a los alumnos, señalando, entre otros puntos, perfil del estudiante, disponibilidad horaria y tiempos, establecidos estos entre julio, agosto y/o septiembre).

Maza, Sarmiento, Gis, Suárez y Chalá han diseñado unos talleres de danza y movimiento dirigidos para estas poblaciones diversas que tienen discapacidad física e intelectual, pero que encierran una particular subjetividad y un particular modo de moverse más allá de los diagnósticos, revela Mera. Un trabajo en campo, agrega, que es también el primer eje de los tres planteados en “Dislocar”.

Para poder desarrollar el proyecto en todas sus fases de intervención son necesario espacios de capacitación, discusión y reflexión para el equipo de docentes y estudiantes que pertenecen el proyecto. En este sentido, ya se desarrollaron dos jornadas registradas en los pasados 1 y 8 de julio, en el patrimonial edificio El Telégrafo. Corrieron a cargo de Suelin Noriega, licenciada en Educación Especial y bailarina en formación que ha participado y desarrollado eventos culturales dirigidos a personas con discapacidad visual; sus líneas de investigación giran en torno a la discapacidad crítica y estudios del cuerpo. 

Mera reseña que a esta capacitación asistió junto con las docentes Elizabeth Medina, Vanessa Pérez y Lorena Delgado, quienes también integran el proyecto. Participaron también los estudiantes Ecnny Gis, Allison Maza, Camila Sarmiento, Nicole Lema, Kevin Constante, Sade Chalá, Andrea Suárez y Tomás Sandoval, quienes realizan sus PPP o pertenecen al grupo de investigación.

Como segundo eje, la docente Sofía Mera subraya el laboratorio de creación escénica que, insertado en la fase 2, se realizará en el Semestre B de este 2022, desde Educación Continua. Junto a Delgado y Pérez realizará procesos de exploración del movimiento accesible, dirigidos a un selecto grupo de participantes con y sin discapacidad, interesados en acercarse a procesos profesionales de creación en danza. Del material que se obtenga de este laboratorio se realizará un producto escénico a cargo de Indanza Compañía y bajo su dirección.

El tercer eje, transversal a todo el proyecto, es el grupo de estudio e investigación. “A lo largo del desarrollo de las fases 1 y 2 del proyecto, es decir, a partir de las experiencias de campo y del laboratorio de creación se realiza un semillero y/o mesas de trabajo para producir material académico que profundice, organice y respalde las metodologías accesibles que se plantean tanto en el trabajo en campo como en el laboratorio”, revela. 

En agosto se realizará una convocatoria para integrar el laboratorio de creación (fase 2), cuya selección se hará mediante una entrevista y una audición donde los y las participantes podrán comunicar sus intereses respecto a la creación en danza y mostrar las herramientas que les permitirían sostener un proceso creativo de exploración.  Serán diez las personas con o sin discapacidad seleccionadas.

En las imágenes (cortesía de Sofía Mera), integrantes del proyecto en una de sus reuniones preparatorias.

Comparte esta nota

Añade aquí tu texto de cabecera