Logo-UArtes-white

Jefferson Onofre “armó rompecabezas del yo” para titularse; su discapacidad auditiva no lo limitó en sus estudios

Como “Armar el rompecabezas del yo” tituló Jefferson Onofre Mora a la muestra de titulación que inauguró el 30 de agosto en la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas, donde se mantuvo hasta el 2 de septiembre. Ese día, una delegación de la Universidad de las Artes, encabezada por su vicerrector Académico, Bradley Hilgert, e integrada por funcionarios de varias unidades y direcciones, acudió al espacio expositivo para recorrerla.

Junto al estudiante de la Escuela de Artes Visuales de la UArtes estuvo su madre, Cecilia Mora, quien dio detalles de la exposición. Lo hizo porque Jefferson es el primer alumno con discapacidad auditiva que tras sustentar su tesis obtendrá la licenciatura. Con emoción y orgullo, ella señaló los procesos de la preparación académica de su hijo, respaldado siempre no solo por ella y familiares, sino por docentes, funcionarios y autoridades UArtes, por lo cual expresó estar muy agradecida.

“El ITAE le abrió las puertas y en Nivelación quedó demostrado que tenía actitudes y capacidades para comenzar una carrera. Hubo tropiezos con profesores que no entendían su condición, lo cual le afectó muchísimo, pero cuando se dio la homologación con la UArtes él se encontró así mismo, comenzó a tener amigos y a sentirse incluido en los grupos de trabajo. Los profesores buscaron muchas maneras para que se sintiera partícipe”, expresó Mora.

En la foto superior, el estudiante Jefferson Onofre y su madre, Cecilia Mora, con la delegación de la UArtes que fue a su muestra en la CCNG. Sobre estas líneas constan junto a funcionarias de nuestra Secretaría Académica.

Agregó que su deficiencia auditiva no ha sido impedimento para que él hiciera todo lo que se ha propuesto. Además de artista visual, es un deportista del ciclismo, skateboarding y taekwondo; hace bisutería, diseña y cose disfraces con los que participa en ferias de comics. Justamente, su muestra se titula “Armar el rompecabezas del yo” por todas sus habilidades. Cortar, romper, mezclar y moldear son su proceso creativo. “No pinta un cuadro directamente, sino que comienza a hacer un pedazo y luego otro y los une. Es como armar un rompecabezas. Tampoco le gusta lo fácil, cuando le enviaban un trabajo prefería lo difícil”, dijo Mora.

La muestra en la CCNG no es la primera de Jefferson, sino la cuarta. Sin embargo, su mamá consideró que esta evidenciaba la compenetración de su hijo consigo mismo, una aceptación personal en cuyo proceso lo acompañó la psicóloga de la UArtes, Ingrid Andrade. “Todos han colaborado tanto. Trabajo social y Secretaría Académica, desde el inicio, con Valeria Revelo y Verónica Orellana”.

Los profesores han llegado a brindarle tutorías extracurriculares, como el docente Saidel Brito, su tutor de tesis. “Me han dicho que los llame a toda hora. Buscaron alternativas para enseñar, hasta montando obras de teatro”, dijo Mora, quien es diseñadora y decoradora de interiores.

Las obras en la Casa de las Cultura Núcleo del Guayas

En el espacio expositivo de la CCNG, Jefferson y su madre mostraron cada una de las piezas, su concepto y técnicas. En unas había pintado máscaras que cree llevan las personas que no se muestran cómo son. En otras estaban presente la vida y la muerte, la tristeza y el dolor, el bien y el mal, pues en su vida se manejan esas dualidades.

Jefferson recreó la “Impotencia”, obra con la que participó en el FAAL y muestra a una persona ciega, sorda y muda. Reflejó también en dos de sus pinturas situaciones que conoció de cerca. “Trabajo que duele”, el caso de una pequeña que ofrecía jugos y fue golpeada hasta sangrar por su madre por no haberlos vendido. La otra, el de una niña fantasmal junto a su esquelético perro, cuya muerte provocó la suya propia, debido a su honda tristeza.

Retrató difusamente a una mujer sin el maquillaje que se pone como máscara para verse hermosa. Buscó mostrar también la naturaleza humana, el rechazo al dolor, el despertar de los sentidos y el mirar a la ciudad. En tela engomada revestida de yeso dio vida a la “Persistencia”, cuadro con un panal de abejas en su centro, cubierto de resina, y uno de estos insectos en gran tamaño realizado por él y que lo identifica porque trabaja y trabaja buscando resultados.

Junto a este cuadro estaba otro, igualmente elaborado con yeso, con una máscara al revés (foto bajo estas líneas), que para él representa las preguntas que le hace a Dios por su discapacidad. Y, en menor formato, pintó su “Autorretrato”. Al concluir el recorrido, Mora reveló que para que su hijo llegara a la titulación la UArtes gestionó ante el CES que se aceptara que su primera lengua sea la de señas y la segunda, el castellano.

Su preparación académica, un reto pedagógico

En diálogo con InfoUArtes, el docente Saidel Brito, tutor de tesis de Jefferson, señaló que su preparación académica se planteó como un reto pedagógico. Tanto él como sus pares de Artes Visuales debieron buscar maneras de transmitir los conocimientos, en especial en aquellas materias que tienen un componente reflexivo, de pensamiento abstracto y de  teorías. Un largo proceso cuyos resultados satisfacen por él, por los procesos pedagógicos y el aprendizaje de doble vía.

El proceso de titulación, añadió Brito, ya tuvo como antecedente una muestra individual en el MZ14, en la clase de Poéticas Pictóricas 2, donde salió de ciertos estereotipos visuales vinculados al subrealismo en los que se había sentido cómodo. Esto para, a partir de los descubrimientos que ha tenido en clases previas –pintura, dibujo, etc.–, pudiera reencontrarse y así su proceso de titulación fuera auténtico y diera cuerpo y forma a sus preocupaciones.

Los resultados son una muestra con escultura, dibujo, pintura, instalación y objeto, donde pudo incluir los saberes y destrezas que tiene en otros ámbitos. “La predefensa fue en su casa. El tribunal entró en contacto con él para que, con sus recursos de comunicación, expusiera lo trabajado. La familia se involucró desde el inicio de la carrera. Ha sido un trabajo colectivo donde sobresalió su individualidad, cosmovisión, perspectiva del mundo, que es lo más destacado al final de esta maravillosa experiencia”.

Extracto del texto curatorial escrito por Lupe Álvarez

En su texto curatorial de la muestra de titulación, la docente Lupe Álvarez señala que conoció a Jefferson en Nivelación y que fue imposible pasar por alto su presencia. “Inquieto, amiguero, dispuesto a participar pese a su condición de persona sordomuda; atento siempre a la clase y decidido. (…) Se ganaba el cariño siendo expresivo en demasía, como si sus dificultades para comunicarse lo sobreestimularan en la búsqueda de los medios para hacerse entender y demostrar su recepción del entorno. Unos años más tarde y Jeffrey se gradúa. Profesores y profesoras hemos recorrido junto a él nuestras propias limitaciones para enfrentarnos a una educación inclusiva, y ha sido un gran desafío”.

Álvarez le agradeció su afecto y confianza y haberle hecho más paciente y solícita para apreciar un mundo que no es el suyo. Añadió que todo lo que él revela en su efusivo trote por formas diversas de crear, muestra su interacción con un mundo que muchas veces le es hostil. “(…) Su personalidad versátil le permite reconocerse como artista e identificar parentescos con creadores como Solá Franco y Roberto Noboa, pero, al mismo tiempo, se ve como un emprendedor que es capaz de concebir diversos productos que le procuran ingresos, nos hablan de una creatividad sin fronteras”.  

Posee una original sensibilidad para los materiales. Sabe cómo darles forma y esa aptitud le ha servido para canalizar proyectos que, con el acompañamiento académico, han sabido incorporar un horizonte más vasto de referentes artísticos con los que se confronta y a través de los cuales se ha vuelto a mirar. “Hay, sin embargo, motivos recurrentes en los que aflora su eventual ensimismamiento. El firmamento, el búho, son algunos que le identifican. Se presentan en muchas piezas cercanas al surrealismo por medio de imágenes nocturnas donde fantasea y evoca sus propios símbolos (…).”.   

La impronta gestual también es una de las características que abre camino a muchas energías contenidas. Esta se aprecia en su inclinación por rayar, cortar, romper, dividir, acciones terapéuticas que han encarnado en muchas de las vertientes artísticas contemporáneas sensibles a un universo que jerarquiza y reduce la humanidad a formas restringidas de valor. La docente concluye su escrito indicando que Jefferson ha sorteado este camino apoyado por su familia y, fundamentalmente, por su madre, quien lo ha acompañado con denuedo muchas veces, como una estudiante más.   

Comparte esta nota

Añade aquí tu texto de cabecera