Logo-UArtes-white

“Periodismo cultural en el Ecuador: la importancia de consumir una red”

El 2do. Taller de Periodismo Cultural trajo consigo la mesa redonda “Periodismo cultural en el Ecuador: la importancia de consumir una red”, en la cuarta y última actividad de su primera jornada, registrada este 14 de noviembre. Participaron los periodistas culturales Iliana Matamoros, de Guayaquil; Diana Zavala, de Manabí; y Gabriel Flores, de Quito. En la moderación intervino Mario Maquilón, investigador del Observatorio de Políticas y Economía de la Cultura de la Universidad de las Artes, organizador de la cita.

Fueron varios los temas tratados alrededor del eje principal: el periodismo cultural. Su presencia (o no presencia) en el país, experiencias personales y profesionales de los exponentes, los dinamismos que se hallan en el “estar de un lado y del otro” como artistas y periodistas, caracterización del estado del periodismo cultural en Ecuador, entre otros.

Matamoros dio apertura al diálogo con un recorrido de su carrera en el periodismo cultural. Es licenciada en Cine y cursa una maestría en Comunicación. Inició trabajando en el área de economía en un periódico de finanzas. Después se trasladó a Revista Vistazo, sección Dinero, realizando reportajes, por lo general, sobre productos cosméticos en boga. Respecto a su primer acercamiento con el periodismo, dijo que como todo periodista joven entró a trabajar a donde lo contratan; a la sección que le toca. “No llegas a la redacción a decir que quieres escribir cine”.

Así, dio camino a escribir crónicas, reportajes, redescubriéndose a sí misma y yendo a estudiar cine a Buenos Aires, Argentina. “Cuando regresé, empecé a hacer proyectos de cine. Es más difícil trabajar en cine que en periodismo cultural. Luego me llamaron a trabajar en Revista Vistazo, ya en el área de periodismo cultural. Tenía título en cine, ya estaba más cerca de las artes. Se me dio la oportunidad y la agarré”.

Incursionó en la música, además, formando una banda de punk. Matamoros señaló entender “un poco de lado y lado”, desde quien produce arte y necesita llegar a los medios, y de quien escribe la nota periodística sobre arte. “Sé lo que es estar en una redacción y tener que elegir entre estos boletines que te llegan, mailing que te llega, relacionistas públicos que están detrás de ti para cubrir obras. O tus gustos personales y lo que quiere el público, porque todas esas cosas pasan en una reacción de cultura”.

En segunda instancia intervino Zavala, quien estudió periodismo en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM) y mantuvo contacto con el teatro, en un grupo llamado “Palo Santo”, dirigido por el actor manaba Raimundo Zambrano. Reveló que ella “trataba de colaborar. Estudiaba periodismo y hacía los boletines al grupo, en ese entonces vinculado el Festival Internacional de Teatro de Manta”. Participó, además, en el taller literario de la ULEAM, dirigido por el poeta Pedro Gil.

Zavala tuvo la oportunidad, una vez graduada de la ULEAM, de trabajar en el diario La Hora. “Llegué y dije: yo quiero trabajar, pero voy a trabajar en cultura. Más bien porque me gustaba, pero también era lo único que había explorado”. Había un problema, no existía una sección de Cultura. Se planteó entonces crear dicha sección. Una vez puesto en marcha su trabajo, temió y se enfrentó varias veces a la intervención de los editores, completamente ajenos al área cultural y que “corregían” erróneamente sus notas.

Gabriel Flores, por su parte, contó que desde niño estaba convencido de que quería ser periodista. Tenía esa convicción, pero no de ser periodista el área cultural. “Creo que nadie en la vida pueda, cuando se es adolescente, decir: quiero ser periodista cultural”. Estudió Comunicación Social, al no haber encontrado una facultad de periodismo. Dio inicio a su carrera periodística en el diario Hoy, teniendo como “mentores” a José Hernández y Roberto Aguilar y estaba decidido a trabajar en el área de cultura. Su primera nota fue sobre un artista estadounidense, a quien tuvo que entrevistar.

Una vez que cerró diario Hoy, se trasladó a diario El Comercio, donde encontró una vacante en la sección de Cultura. Lleva más de 10 años dedicándose al periodismo cultural, el que describió como complejo. “Es duro, porque estamos en la periferia, en el margen dentro del periodismo. Siempre hay la separación de las cosas duras, la política, el tema judicial, lo deportivo, el espectáculo (…) Uno tiene que estar batiéndose”.

Ha visto la realidad que viven los artistas ecuatorianos por más de 10 años, dijo, señalando al sector como el más precarizado del país. “Desde la institucionalidad se mide mucho a la cultura desde el espectáculo y ese es un problema muy grande. Se destinan recursos y se generan políticas entorno a eso y no al fomento de la cultura, sino al fomento del espectáculo”.

En cuanto a la caracterización de la profesión de periodismo cultural en Ecuador y el entorno en que debe desenvolverse el periodista, Matamoros expresó que el sector cultural ha sido de los más golpeados por las crisis económicas tras la COVID-19, con la suspensión de eventos y por tanto despidos masivos en periódicos, revistas, editoriales, etc. “También es como una especie de trabajo en extinción en los medios grandes” revela al contar sobre la inexistencia de reporteros culturales en uno de los diarios más circulados del país. Inexistencia o falta de personas, señalando que, durante su paso por Revista Vistazo, fue ella su “misma editora” por mucho tiempo.

Consideró un “privilegio” trabajar en un medio de comunicación “que te paga todos los meses y poder decir: soy un periodista profesional que trabajo en un medio nacional y me pagan por eso. Hoy en día es una especie de privilegio bien ganado por los colegas que siguen trabajando en medios”.

Destacó la existencia de revistas culturales en el área académica, en contraste con la ausencia de cultura en el periodismo masivo, el cual “es un actor importante en las industrias culturales”, al articular la economía, el impacto, registro y producción simbólica de una ciudad o de un país.

Comparte esta nota