En la tercera jornada del Libre Libro se trató también sobre “El trabajo editorial para difundir y fortalecer las lenguas y culturas indígenas”

“Diálogos sobre nuevos medios editoriales” fue el tema de una de las cinco mesas de diálogo que se desarrollaron hoy, viernes 19 de julio de 2019, en el marco de la V edición del Encuentro de Editores Independientes y Feria de Libros, Libre Libro, que tuvo lugar del 17 al 20 en la Biblioteca de las Artes.  

En la primera parte de la cita, la escritora, guionista, profesora y promotora cultural mexicana Raquel Castro comenzó su ponencia explicando que el medio no es el lenguaje. No existe Twitteratura, como tener Instagram no te hace fotógrafo. No cambia la escritura por hacerla en computadora o a mano, pero se nos olvida que el contenido es lo más importante, lo que pasa por la mente del que crea. “Las nuevas tecnologías existen, como no ha dejado de existir la oralidad o la máquina de escribir.”

La booktuber ecuatoriana Liz Moreno, también exponente en la cita, hizo mención de las multipantallas y de cómo el libro físico se ha trasladado a lo digital. Los nuevos medios ayudan a llegar a los lectores jóvenes, donde las redes es un medio para compartir e intercambiar opiniones e ideas. Los booktubers son promotores de la lectura, es un espacio digital que muchas veces se trasforman luego en encuentros físicos.

El creativo editorial y transmedia colombiano Jean Paul Zapata habló sobre su experiencia desde la novela gráfica y de cómo otros géneros artísticos ayudaron a difundir la historia de su personaje Benkoz llevándolo a lo audiovisual, a la danza y el teatro.

Trabajo editorial para fortalecer la cultura indígenas

El segundo conversatorio de la jornada del viernes 19 del Libre Libro se enfocó en “El trabajo editorial para difundir y fortalecer las lenguas y culturas indígenas”. El tema lo abordó la artista y promotora cultural independiente mexicana Edna Hernández, quien con editorial Pluralia Ediciones lleva 17 años publicando libros en lenguas originarias de su país, las cuales son alrededor de 18, con sus variantes.

Lo que se busca, dijo, es compartir las historias con moralejas que se comparten vía oral en las comunidades, así como también compartir lo que tienen que decir las nuevas voces. Algunos de los libros contienen CD´s, para poder escuchar la pronunciación de los textos dentro del libro en su dialecto original.

Edna Hernández compartió con el público un trabajo realizado en la comunidad donde el poema “No me verán morir”. de la poeta Irma Pineda (México), es llevado al rap.