Un visitante

Un visitante
fotografía por Carlos Morante (2020)

por Lesly Odalis @oda_procel19

Desde que la crisis pandémica empezó, no solo se esparció el virus, también nos invadió el miedo. En medio del caos, una especie de sombra silenciosa acobijó a mentes frágiles como la mía. Dejas de mirar la hora en el reloj colgado en tu pared; apagas tu celular, ya no hay nada en esta distópica realidad que pueda llenar el vacío; apagas la televisión, en ella solo ves cómo se disparan los números de muertes; mientras tanto, tú te sientes media viva. Luego, llega esa ligera esperanza que hace que no te importe la mierda que te abruma o abruma al mundo, sabes que sobrevivirás. Pero, ¿realmente estás bien?

En una cápsula de ansiedad se hallaba mi cuerpo, mi habitación se asemejaba a un centro de rehabilitación; medicamentos y más medicamentos, mi reflejo era una silueta del absurdo, podía entonar una balada al amor con mis costillas y, sin embargo, seguía viva. Toma una y podrás dormir —todas las noches mi madre dejaba la pastilla cerca del televisor con un vaso de agua fría—. Yo me recluía entre las paredes de mi habitación y aquello, para mí, era desesperante, angustiante. Estuve a punto de volverme demente.

Vestida de negro me visitó una noche, seduciéndome en mis pesadillas repetía ligera: «déjame amarte, salvarte, soy yo quien puede darte paz». Su mano se deslizaba desde mi hombro hasta mi cuello, en medio de un vals lento pronunciaba mi nombre. —No te detengas hasta hacerme sentir bien —le dije, la tomé por la cintura, la acerqué a mí y la besé.

Visité el limbo —si es que se le puede decir así—, un campo negro donde el ensueño es eterno. Un ruidoso eco, el desaforado grito de una voz me pedía volver del nirvana. Las manos cansadas de mi madre luchaban por arrancarme de los brazos de aquel visitante.

Lesly Odalis @oda_procel19 (Lago Agrio, 1999) A lo largo de su vida ha estudiado en varias instituciones, en distintas provincias del país hasta llegar a residir en Guayaquil. Actualmente es estudiante de Literatura en la Universidad de las Artes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*