Primer encuentro cultural en la Quebrada de Guillén

La pandemia paralizó el proyecto de Vinculación con la Comunidad que Mery Guillén inició en el 2019. Sin embargo, la estudiante de la Escuela de Literatura de la Universidad de las Artes compartió con InfoUArtes una noticia que pone en evidencia que no fue en vano lo que alcanzó a realizar antes de que, por COVID-19, se diera la emergencia sanitaria, el confinamiento y posterior distanciamiento social.

Se trata de un primer encuentro cultural que se desarrolla este viernes 27 de agosto en la Casa Comunal de la Quebrada de Guillén, el sitio de la parroquia Calderón, provincia de Manabí, donde ella ya estuvo haciendo las investigaciones para recuperar sus narrativas orales.

La actividad de la que Mery Guillén da cuenta, y que iniciará a las 18:00, pretende igualmente contribuir al diálogo en torno a las tradiciones orales y su importancia para la apropiación cultural del sitio, pues se plantea recordar, escuchar y socializar las historias de la comunidad, entre ellas su fundación, además de una ronda de amorfinos y cantos.

“El patrocinador de este evento es el Festival de Tradiciones Orales de Río Caña La Casa de los Abuelos, organizado por Antonio Pico y Sandra Moreira, quienes están en conversaciones conmigo para presentar a la comunidad una propuesta sostenible de un festival anual y así pensar en conjunto futuras actividades y compromisos para beneficio de todas y todos”, indica la estudiante UArtes en proceso de titulación.

Cabe anotar que Mery Guillén no organiza este primer encuentro cultural, pero lo da a conocer porque el propósito de este se enmarca en el proyecto de narrativas orales que ella presentó no solo a la UArtes, sino a la comunidad de la Quebrada Guillén, donde incluso logró socializar. Este primer encuentro cultural constituye el comienzo de una nueva propuesta comunitaria sobre la apropiación montubia campesina y las tradiciones orales.

En contexto

La Quebrada de Guillén se encuentra a una hora de capital manabita, Portoviejo. El proyecto que Mery Guillén de recuperar sus narrativas orales se empezó a consolidar en el primer semestre del 2019, con una investigación permanente y una preparación de ocho meses que incluyó la socialización y confirmación que debió realizar con los habitantes de la comunidad. La estudiante de Literatura lo estructuró en dos fases y se marcó como tiempo de ejecución dos años. Para la primera consideró la investigación, que debió interrumpir por la emergencia sanitaria del COVID-19. La segunda parte tiene que ver con la creación, los talleres a implementar y la respectiva difusión, lo cual quedó en compás de espera.

No pudo desarrollar a plenitud lo que tenía previsto e incluso debió restringir la vinculación con la comunidad que la UArtes impulsa.

La terminación del proyecto contemplaba la visibilización de las narrativas orales de la comunidad y la materialización de un proyecto editorial, ilustrativo y didáctico, como primer ámbito para su tangibilidad.

Sobre la Quebrada de Guillén no se conocen fuentes bibliográficas. Tampoco existen mapeos satelitales, ni hay información de su historia, costumbres y tradición oral, expresa la estudiante proponente: “es una comunidad –como otras 26– cuya tradición oral dentro de Calderón no tiene soporte escrito”. 

Junto con Alba Tobar Vite, la cineasta del proyecto, Mery Guillén convivió con la comunidad desde el 21 de febrero hasta el 10 de marzo de 2020 y empezaron la primera fase del proyecto, recopilando algunas narraciones orales de 13 familias, material audiovisual, fotográfico y muchas aventuras. 

De los recorridos realizados por el sector, revela que pudo darse cuenta de otras posibilidades para afianzar la vinculación con la comunidad, como la incidencia sociocultural y el desarrollo de investigaciones arqueológicas y antropológicas, ya que, por anécdotas de los habitantes, siempre se han encontrado restos de huesos humanos, alambiques, vasijas, entre otros”.

Con Wilmer Guillén Panchana (representante de la comunidad), la estudiante UArtes tenía previsto crear vínculos para tender redes de cooperación. Lamentablemente, muchas de las acciones se han ido postergando por la pandemia, como los talleres pensados desde los conocimientos que posee la misma comunidad y que son transdisciplinarios, pues tienen que ver con la Literatura y las Artes Visuales, Sonoras y Escénicas.

Comparte esta nota

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email