Las “Extrañas dimensiones” de Jefferson Onofre

Entre el bien & el mal, No hay barreras, Quimera y Buscando mi lugar son algunos de los títulos de las obras que componen la muestra Extrañas dimensiones del artista Jefferson Onofre Mora. Del 1 al 7 de septiembre se mantendrán expuestas en la Galería del Centro de Producción e Innovación MZ14, de la Universidad de las Artes.

Trabajada en acrílico sobre lienzo y en formatos que van desde los 100cm x 120cm hasta los 200cm x 145cm, la propuesta expositiva del estudiante de la Escuela de Artes Visuales es el resultado de buscar una poética pictórica personal, “así como el desarrollo de las dimensiones del ser humano que nos permiten crecer y progresar en las distintas áreas de nuestra vida para salir adelante y poder enfrentarnos a lo que nos rodea”, expresa.

Agrega que la carrera de Artes Visuales de la UArtes le permite expresar sus emociones y sensaciones, pero con una visión propia. “Si bien es cierto que lo lingüístico y audible que permite relacionarse con los demás son sentidos que carezco, me permito expresar mis ideas, experiencias, confusiones, sueños y anhelos representándolos físicamente para tratar de entender lo que me rodea. No para cambiarlo, pero sí para tratar de explicar el mundo que vivo, alejado del ruido, lo que no ha sido impedimento para avanzar y obtener conocimientos”.

Que no puede ver la Unidad de Titulación porque el Consejo de Educación Superior (CES) no aprueba aún el lenguaje de señas, como su lenguaje universal, anota. Sin embargo, eso no lo ha desalentado para continuar con sus estudios hasta obtener la licenciatura.

Que ha participado en muestras colectivas, como Dimensiones Variables (Volumen I y Volumen II) y que también ha llevado su trabajo a la Galería 8A del estudiante UArtes Daniel Ochoa, la cual se llama ahora Onder, revela. En esta oportunidad comparte el espacio del MZ14 con Víctor Hugo Mendoza, pero cada quien con sus respectivas exposiciones.

Extrañas dimensiones se mantendrá abierta hasta el martes 7 de septiembre; se puede visitar de lunes a sábado, de 10:00 a 17:00.

Apuntes Jefferson Onofre manifiesta que la curaduría y la museografía de su trabajo las asumieron René Ponce y Saidel Brito, respectivamente. A continuación, la opinión del curador sobre ella: A pocos meses de nacido una jugada del destino le quitó el habla a Onofre, en adelante todo fue visual para él. Me permito pensar en voz alta sobre el silencio: como imagen se identifica aterrador con el vacío, con la ausencia, incluso con la muerte. La experiencia de Onofre con el silencio es indiscutible, sus pronunciamientos son cuasi gráficos, el lenguaje de señas deja una estela con cada codificación que realiza con las manos. En ese sentido, para entender a Onofre debemos orientarnos visualmente hacia él.

Pero, ¿cómo sobrevive en los entornos sonoros? Con intensidad visual y asumiendo al silencio como una parte primordial de ese abecedario perdido que no puede ser recitado a viva voz. Pero, esos callejones sin salida que suponen sus tímpanos, abren una alternativa al silencio; desterrado el oído, las Artes Visuales que practica Onofre recubren el silencio con pátina de ruido que nos devuelve algo potentemente visible. En ese contexto, Onofre se orienta en contra sentido a lo audible, como un fuerte aleado de las imágenes, como un testigo ensordecido de los eventos vivientes que han determinado su espacio en el mundo.

Se ha perdido la finalidad del oído, de un sentido que amalgama comunidad y da oriente a los pasos. En esa ruta por donde debería transitar el sonido de las cosas, escapa en contravía la exteriorización de sus procesos mismos como individuo, un individuo más único que otros.

Comparte esta nota

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email