Víctor Hugo Mendoza, estudiante de Artes Visuales, y sus recorridos por la movida artística y cultural guayaca

Doce jóvenes artistas y uno de mayor trayectoria participan en la muestra colectiva Escrituras fragmentadas del recuerdo, que hasta el próximo 16 de enero de 2022 permanecerá abierta en el Museo del Cacao. Los noveles expositores son alumnis de la Escuela de Artes Visuales de la Universidad de las Artes y, como señala el curador de la exhibición, doctor Eduardo Albert Santos, ya se inscriben con nombres propios en el escenario de la creación.

Necesaria es la referencia de la exposición en la que junto a Jorge Velarde, docente de Artes Visuales, participan Ángelo Avilez, Kenia Carbo, José Luis Choez, Ruth Cruz, Jean Carlo Guizado, Ray Medina, Andrea Mejía, José Morán, Éricka Olivares, Ezequiel Palacios, José Pinto y Silvia Quezada. Lo es por su actualidad, por su diversidad, por la calidad de los artistas y por ser uno de los escenarios recurrentes de la iniciativa de Víctor Hugo Mendoza, estudiante UArtes que cursa el octavo semestre del itinerario Pictórica y cumple con un recorrido presencial y virtual por la movida artística y cultural guayaca.

Lo viene haciendo desde 2014 cuando inició sus estudios en el ITAE y los continuó luego en la UArtes. A manera de investigación y para retroalimentarse de las producciones de sus compañeros y difundirlas, Mendoza se propuso visitar las exposiciones que se inauguraban en la ciudad. Lo había venido haciendo de manera presencial y cuando apareció la pandemia, llevándonos al confinamiento y posterior distanciamiento social, empezó a asistir a actividades virtuales.

En la muestra Escrituras fragmentadas del recuerdo.

La propuesta que Mendoza aún mantiene tenía un tercer propósito: evidenciar que en Guayaquil sí se desarrollaban actividades culturales y artísticas. Esto por el criterio casi generalizado entonces –y que, indica, persiste en ciertos sectores– de que no había espacio para el arte en el Puerto Principal y de que sus habitantes solo hablaban de Barcelona y Emelec.

Muestra de la que se enteraba, muestra a la que acudía. Llegó incluso a hacerse una agenda de recorridos, los cuales publicaba en su cuenta de Facebook, llegando a crear una página a la que denominó “Guayaquil, la ciudad de las artes”.

“Mi intención era y es dar un empuje a la difusión de las escenas artísticas y contrarrestar erróneas ideas de que no consumimos arte. Me propongo posicionar a nuestra ciudad como una de las pocas de las artes en el mundo. Valencia, en España, es llamada Ciudad de las Artes y Ciencias –y cuenta con un complejo cultural– y Buenos Aires, en Argentina, es también reconocida como la Ciudad de las Artes”, argumenta.

Antes, Mendoza debía estar atento a las muestras y espacios expositivos que se inauguraban, aún lo está, pero la diferencia es que ahora lo invitan. Acepta que no hace crónicas, emite comentarios u opiniones ni realiza críticas. Él acude y lo registra todo con su lente, graba también videos y los difunde en las redes.

En el tiempo que lleva haciendo sus recorridos, el alumno UArtes atestigua cómo los relacionados con las Artes Visuales (muestras, instalaciones, foros) se han ido multiplicando, a pesar de la pandemia. “Si unimos todos los eventos culturales, hay uno cada día y son gratuitos”, añade.

Reconoce que sí selecciona los eventos a los cuales asiste. Acude por invitación, porque conoce al artista expositor, porque la propuesta le interesa como alumno de Artes Visuales e investigador independiente, o porque captan la atención del público.

Víctor Hugo Mendoza ha participado en varias muestras colectivas, como una que se inauguró en el patrimonial edificio El Telégrafo, y en el 2021 presentó la individual GoodWill, en el MZ14 (foto sobre estas líneas) y el GAD de Durán. Ahora  trabaja en un blog que le servirá como un repositorio de sus recorridos. Con respecto a las investigaciones que ha podido realizar, indica que estarán en su muestra de titulación.

Imágenes: Cortesía de Víctor Hugo Mendoza, quien aparece en la foto principal en la muestra inaugurada en el MZ14; en la siguiente, el doctor Eduardo Albert Santos, curador de la exposición Escrituras fragmentadas del recuerdo.

Comparte esta nota