Logo-UArtes-white

“Las fotos del obrero” se presenta este 15 de noviembre en el mismo día de la masacre obrera de hace 100 años

La presentación que el martes 15 de noviembre de 2022 se hará del teaser y de la muestra “Las fotos del obrero”, del director ecuatoriano Mario Rodríguez Dávila, forma parte de la agenda conmemorativa por los 100 años de la masacre obrera en el Guayaquil de 1922 articulada por la Universidad de las Artes. Junto con otras manifestaciones artísticas que componen el proyecto, tendrá lugar en la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas desde las 16:30 hasta las 20:00.

En este proyecto, que contiene cuatro pliegues: cinematográfico, fotográfico, performático e instalativo-sonoro y hace alusión poética-política de la brutal represión a los trabajadores en las calles céntricas de Guayaquil, intervienen nuestro docente Fredy Vallejos, de la Escuela de Artes Sonoras, así como estudiantes de las escuelas de Artes Escénicas, Artes Sonoras, Artes Visuales y Cine. 

El director Rodríguez Dávila señala que con su proyecto busca “generar un proceso de reconstrucción de la memoria histórica guayaquileña, a través de la generación de imágenes de archivo ficcional, del hecho ocurrido el 15 de noviembre de 1922”. Ello, mediante la creación de 20 fotografías, un mediometraje de ficción, un paisaje sonoro y una performance, complementados con espacios de taller para adolescentes.

El trabajo de ficción fílmica parte de un fotógrafo, quien es llamado por un líder sindicalista para que registre una movilización que termina en masacre por parte del Estado. El material fotografiado y el fotógrafo deben ponerse a salvo. La ficción fílmica se erige desde el personaje fotógrafo, interpretado por Tomás Sandoval, estudiante de la carrera de Danza de la UArtes, que recibe el encargo. Por su parte, la muestra fotográfica se articula con las imágenes que hace el personaje ficcional de la película. “Los corredores entre ficción y realidad se activan y permiten que matéricamente se active un archivo fotográfico real-ficcional hasta la actualidad inexistente, que honra la memoria obrera”.

La intención es “situarse en los estertores que dicho acontecimiento genera hoy, cien años después, desde lenguajes diversos”, articulándose por una serie de artistas.

Nuestros estudiantes en el elenco

Tomás Sandoval, actor protagonista, acudió a las audiciones convocadas en el mes de julio del presente año y fue elegido para el rol. Una vez allí conoció a Rodríguez Dávila, quien lo invitó a acercarse y estar presente en el proceso del proyecto junto al equipo técnico, reparto, colaboradores y los espacios utilizados. “Personalmente, me quedo con el trabajo en equipo, hablo de todxs lxs que participamos en esto. Quizá guardo la expectativa de que estos trabajos van a llegar a personas que se sienten ajenas o muy lejanas a este tipo de acontecimientos” indica el estudiante.

Comenta también que en 2017 participó en “Susurros de Ría” dentro del colectivo Fuera de la Caja, una obra interdisciplinar inspirada en la novela “La cruces sobre el agua”, de Joaquín Gallegos Lara, que narra parte de este hecho histórico.

Otra de las estudiantes participantes es Yajaira Napa, quien se enteró del casting a través de su profesora de Laboratorio de la carrera de Creación Teatral. Una vez el equipo de trabajo se contactó con ella, realizaron las reuniones pertinentes, donde revela se contagió de la alegría y entusiasmo de Rodríguez Dávila por el proyecto. “Me pareció que el proyecto era una necesidad colectiva, en el sentido de que muchas y muchos jóvenes estamos olvidando estas fechas tan importantes para nosotras/os como individuos sociales y políticos”. Desempeña el papel de una botánica compañera de otro botánico. “Lo curioso es que los personajes habían sido pensados para dos hombres (botánicos), pero el azar reveló a una mujer”, indica.

Es la primera vez que participa en una puesta de un hecho histórico, sin embargo, “el hecho de que sea una mujer botánica y no un hombre, me situó en un espacio simbólico entre mujer y naturaleza”. Ya había participado en una obra de teatro donde lo simbólico era el agua, que directamente es naturaleza también, pero fueron dos narrativas diferentes. Napa comenta que siempre ha tenido “dificultad” para estar tranquila frente a una cámara; sin embargo, “esta vez me sentí tranquila y creo que fue por la energía de todo el equipo que estaba detrás de cada escena, que se les veía cansadas/os, pero con una energía alentadora que contagiaban confianza y humildad en lo que hacían”.

Alentado por una de sus docentes de la Escuela de Artes Escénicas, el estudiante Jesús Sánchez dice que se presentó a la audición para el proyecto. Revela que su trabajo como extra lo llevó a realizar varios roles, probar diferentes vestuarios, posturas, modos de visualizar y permanecer en el espacio dependiendo de los oficios de los personajes. “Después fui convocado para grabar los gritos de protestas en el estudio de grabación”, anota.

De su experiencia destaca las sesiones de foto, tomas de actividades como correr o permanecer en quietud, las intenciones y proyecciones en las grabaciones de voz, las cuales conecta con lo que ha estado aprendiendo durante su proceso académico. “La gentileza y el trabajo del equipo de cine hicieron que sea, en lo particular, una experiencia agradable y cómoda”.

“Las fotos del obrero” tiene la intención de producir un ejercicio de “reparación simbólica de manera tangencial a través de la investigación artística, como una respuesta ante lo que la realidad misma no ha logrado resarcir”. Junto con Rodríguez Dávila, en la producción intervino el docente UArtes Fredy Vallejos, en la parte sonora; Ricardo Bohórquez, en la fotografía fija; y, Juan Pablo Ordóñez como artista visual. Interviene también el artista independiente Julio Huayamave con la performance “Una rosa en el tiempo”, con la participación de estudiantes UArtes.

En la producción de campo estuvo Juan Montenegro, asistente de producción; Doménica Montero, asistente de dirección; Wilson Paucar, Jonathan Rodríguez y Paula Alcívar, dirección de arte; Ena Solórzano, asistente de dirección de arte; Ximena Guerrero y Maximiliano Villavicencio, dirección de fotografía; Dominique Pazmiño, gaffer; Gallego Insua, asistente de gaffer; Jairi Gereda y Sulyin Bermúdez, sonido directo; Milena Moína, asistente de sonido; Emilio Llerena, Making Off; Melina Wazhima, del colectivo Ñukanchi People, montaje; y, Diego Lucero,  colorización.

Texto: Daniella Vera S.
Fotos: Cortesía Mario Rodríguez Dávila

Comparte esta nota