Logo-UArtes-white
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

UArtes, Espol, UG y UCG trabajan en formulario en línea para evaluación psicológica interuniversitaria

Con el propósito de implementar un Sistema Inteligente de Evaluación Psicológica Interuniversitaria (SIEPI), los representantes de las áreas de salud y bienestar universitario de cuatro instituciones de educación superior (IES) de la Costa ecuatoriana se han venido reuniendo para establecer estrategias y herramientas que permitan medir las habilidades sociales, funcionalidad y redes de apoyo de sus estudiantes.

La Universidad de las Artes está inmersa en el proyecto, que nació en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) y extendió a las otras IES participantes; este martes 14 de mayo de 2024 tuvo lugar, en el tercer piso de la Biblioteca de las Artes, una reunión de trabajo para definir la socialización del SIEPI.

Junto a la doctora Karla Vásconez y la psicóloga Ingrid Andrade, del Dispensario Médico UArtes, y la secretaria de Bienestar Universitario, magíster Carolina Cárdenas, participaron Sergio Castillo, Juan Pingel y Kerlly González, de la Espol; Héctor Hidalgo y Pedro Jácome, de la Universidad de Guayaquil (UG); y Magaly Merchán, de la Universidad Casa Grande (UCG).

En diálogo con InfoUAres, la doctora Vásconez explicó que a través del SIEPI se buscará evaluar diversos aspectos psicológicos de los estudiantes universitarios para promover su bienestar emocional y social, así como su éxito académico. Se pretende, además, establecer una base de datos sólida que permita analizar y comprender mejor las necesidades psicológicas de esta población estudiantil y, en última instancia, informar la creación de políticas públicas y la extensión del sistema a todas las IES del país. 

“Fue una invitación a unirnos para trabajar de manera conjunta en la elaboración y revisión de las preguntas que se realizarán a los estudiantes y como Dirección de Salud y de Bienestar Universitario nos pareció muy buena la iniciativa porque nos va a permitir conocer, por ejemplo, si los alumnos de Nivelación tienen algún problema psicoemocional que pudiera afectar su rendimiento académico”, precisó Vásconez.

Se puede hacer una estadística y con ello implementar medidas para mejorar el rendimiento académico y realizar el respectivo acompañamiento desde el pilar fundamental que constituye la salud mental de los estudiantes universitarios. 

Durante la reunión mantenida, se abordó cómo socializar el SIEPI, que en la práctica es un formulario en línea que deberá ser respondido por los estudiantes universitarios para obtener la información necesaria que permita determinar los problemas psicoemocionales que se pudieran estar suscitando y afectando el rendimiento académico.

“Importante es concientizarlos en que es una iniciativa que estamos teniendo varias universidades en pro del bienestar y de la salud mental de la comunidad estudiantil, que va ligado como pilar fundamental a su rendimiento académico”, señaló la directora (e) del Dispensario de Salud UArtes.

Sostuvo que al tener un buen estado de salud todas las actividades a realizar se harán de manera más óptima. Si se logra detectar que algo está causando déficit o problema en la salud física o mental, es posible generar mecanismos y/o tratamientos para enfrentar esas patologías que afectan a los estudiantes física o mentalmente. Así podrán recuperarse para captar todos los aprendizajes que reciben dentro de sus universidades.

Cómo animar a los estudiantes a responder

Ante la inquietud de cómo animar a los estudiantes universitarios a responder el formulario en línea, el psicólogo educativo de la Espol, Sergio Castillo, señaló que por eso son las reuniones mantenidas con respecto a la propuesta. “Son claves, así como clave es el involucramiento de las autoridades. Que un profesor, una autoridad o un psicólogo de una institución lo expliquen de manera amena a los estudiantes significa ponerse en sus zapatos y eso da más probabilidad de que el formulario sea respondido”. 

El SIEPI tendrá su lanzamiento en una de las IES y se socializará desde haciendo visitas a las aulas hasta recurrir a las plataformas estudiantiles. “Estamos considerando todos los puntos a los cuales el estudiante tiene acceso e ir por esa vía”, expresó Castillo. 

Juan Carlos Pingel, psicólogo y coordinador del Departamento de Psicología y actual subgerente de subrrogante de la Espol, destacó la importancia de prestar atención a la salud mental. Dijo que en pandemia los estudiantes se vieron afectados por el encierro, pasaron en la virtualidad, muchos incluso se graduaron bajo esa modalidad y en sus propias rutinas de trabajo tuvieron problemas y situaciones familiares. “Casa adentro veníamos trabajando en el tema, entonces tuvimos la idea de exponerlo casa afuera, a fin de poder recolectar datos y elevar proyectos en beneficio de la salud mental de las IES”. 

Agregó Pingel que, dependiendo de los resultados, aspiran a escalar el proyecto dirigiéndolo a docentes y funcionarios de las universidades, cuyas evaluaciones serían diferentes por ser personas que trabajan y por cuyo móvil laboral surgirían y se observarían otras patologías. “Ya validamos una metodología que es fácilmente escalable a profesores y administrativos para que el ambiente universitario sea cuidado para todos”. 

El proyecto, explicaron los funcionarios politécnicos, involucra test psicológicos validados con preguntas a nivel estadístico y científico, mezclado con análisis estadísticos y tecnologías con software. Fueron los resultados obtenidos de lo desarrollado casa adentro, desde 2023, los que llamaron la atención: más de un 50% de la población estudiantil con problemas de disfuncionalidad familiar en niveles de inteligencia emocional, de autoestima, de habilidades sociales. “No es un proyecto más, sino una necesidad en el ámbito emocional de los estudiantes universitarios de una nueva generación”, manifestó Castillo. 

Añadió que para finales del Semestre B del año en curso se deberían tener los resultados analizados y creadas incluso las plataformas en cada una de las universidades, pues el objetivo es diseñar estrategias institucionales basadas en el SIEPI. 

Héctor Hidalgo, jefe de salud estudiantil de la UG, y Pedro Jácome, sicólogo de salud estudiantil de la misma institución, coincidieron en la importancia de participar en un proyecto que vincula a otras universidades. “Estamos aprendiendo de las experiencias y particularidad que tiene cada una, lo que nos ha permitido tener un SIEPI enriquecido. No solo desde la perspectiva que muchas veces se tiene de sus propias experiencias con los estudiantes, sino a nivel universitario de cómo podríamos ayudarlos y tener instrumentos pulidos y validados”. 

Pedro Jácome anotó que la salud mental tomó principal relevancia a partir de la pandemia y todos los efectos que conllevó. “Desde el enfoque preventivo, este proyecto intenta detectar de manera temprana –con los estudiantes que están ingresando hasta los niveles superiores– alguna incidencia que tengan a nivel familiar, inteligencia emocional y poder favorecer incluso las relaciones sociales; es crear una red de apoyo, de allí la importancia de identificar a tiempo”. 

Una vez que se obtengan los resultados se ha pensado en compartirlos de manera anónima y realizar publicaciones de alto impacto para mostrar a las autoridades que rigen el Sistema de Educación Superior, como la Senescyt y el CES, el trabajo en conjunto y articulado en estrategias que favorezcan la salud mental, refirió Hidalgo. 

El SIEPI está pensado para la comunidad estudiantil y también para toda la comunidad universitaria. En el caso de la UG, Hidalgo reveló que están en un proceso de cambio de lo que han venido manteniendo como una unidad de bienestar estudiantil para que sea de bienestar universitario. “Estamos en la transición de nuestra legislación interna y normativa, a fin de que nos permita brindar esa atención extendida hacia docentes y personal administrativo y de servicio”. 

Comparte esta nota