Logo-UArtes-white
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La importancia de acudir y recibir a tiempo la Consejería Académica

“Durante casi toda mi carrera nunca creí necesario asistir a una tutoría. A veces porque se cruzaba con otros horarios o porque creía que lo que me podían enseñar lo había recibido en clases”. El testimonio lo comparte una estudiante UArtes, quien confiesa no estimó importante antes acudir al tutor asignado ni haberse sentido motivada a tomar parte de las jornadas de Consejería Académica que se desarrollan al inicio de cada semestre. Su decisión le pasó factura, reconoce, pues no se informó a tiempo de las materias ni de las horas de vínculo y de prácticas preprofesionales que debía realizar. ¿El resultado? Sus compañeros se graduaron el año pasado y ella en este 2023 recién entraría a titulación. 

Organizada por la Dirección de Acompañamiento al Éxito Académico, el pasado 10 de abril se dio inició a la Semana de Consejería Académica, la cual concluye hoy, viernes 14. “Reúnete con tu consejero” es la invitación que la UArtes ha venido haciendo desde sus medios informativos a la comunidad estudiantil, indicando, además, que junto al tutor se puede revisar la malla curricular, conocer de los avances de las prácticas preprofesionales y del proceso de titulación, entre otras dudas académicas que se pudieran tener.

Justamente, el propósito de la Consejería Académica es orientar a cada estudiante a lo largo de su estadía universitaria para que pueda alcanzar sus metas académicas, encuentre información y recursos importantes acerca de los procesos universitarios, asesoramiento sobre las formas más efectivas de estudio y acercamiento al mundo artístico profesional. 

En un diálogo anterior con InfoUArtes, la directora de Acompañamiento al Éxito Académico, Meining Cheung, indicó que el origen de la Consejería Académica está en el manual orgánico por procesos y que las unidades ejecutoras son las escuelas y sus docentes. 

De su experiencia como tutora, indicó haber tenido estudiantes que le han consultado qué materia pueden tomar porque están trabajando, lo cual es una realidad del alumnado universitario, “y se los puede direccionar porque uno conoce cómo va la carrera y se tiene un poco más de criterio para decirle qué puede coger en el caso de que no pueda tomar toda la materia”. 

El inglés o segundo idioma es quizás el requisito más fuerte, expresó Cheung. “Siempre digo que es como tocar un instrumento; se baja un video de YouTube y se aprenderá tres acordes, pero no se va a poder interpretar una pieza entera. Es de practicar mucho y de leer”.  

Conocer otro idioma desde el punto del conocimiento te expande en la literatura, anotó y recordó que.consta entre los requisitos para graduarse. “Se puede tomar todas las materias, pero llega un momento en que no está el idioma, entonces deberá inscribirse en módulos intensivos de mínimo seis meses o un año”. La Consejería Académica, agregó Cheung, “es como punto de información y los tutores estamos para ayudarlos, para direccionarlos, para asesorarlos”. 

El objetivo es también evitar la deserción y que el estudiante llegue con todo completo a la hora de titularse. Son esfuerzos conjuntos. Las escuelas y sus docentes, el Vicerrectorado Académico, donde está un módulo que permite conocer del avance del estudiante, quien puede acercarse y consultar. “Es cuestión de actitud, de ser receptivo. Ser estudiante de artes no es fácil, hay que ver también sus condiciones, podemos dar una mano porque todos hemos pasado por la situación de estudiantes. Queremos que se gradúen y que sean exitosos”, manifestó Cheung. 

Asimismo, de su experiencia como tutor, en una anterior jornada de Consejería Académica el artista y docente Cristian Villavicencio comentó haber realizado inducciones colectivas e individualizadas para abordar dudas particulares. Explicó que los temas abordados tienen que ver mayoritariamente con explicar y contextualizar las mallas curriculares, aclarar dudas sobre sus procesos de matriculación, informar sobre los distintos departamentos de la UArtes y dónde y de qué manera podían ponerse en contacto con estas unidades, como Secretaría Académica, Nivelación, Asuntos Estudiantiles, entre otros. 

Es necesario, recomendó Villavicencio, que los estudiantes estén atentos al programa de Consejerías Académicas. 

Desde la Dirección de Acompañamiento al Éxito Académico se señaló que la Consejería Académica está dirigida a todo el cuerpo estudiantil de pregrado, desde que inicia el primer semestre hasta culminar la licenciatura. Además de la consejería, a quienes estén cursando una segunda y tercera matrícula se les asigna un miembro del personal docente que se encargará de monitorear su desempeño a lo largo del semestre, manteniendo contacto con cada docente de las respectivas asignaturas.  

Establecidas están las obligaciones del consejero tutor y del estudiante, se preció y mencionó, entre otras, que el personal docente asignado a la consejería debe ofrecerla a cada estudiante asignado por la coordinación académica. Deberá también definir la lista de materias que el estudiante debe cursar en el semestre inmediato. Y, en ningún caso, el estudiante podrá tener más de veinte horas semanales en actividades que se realizan en contacto con el docente. 

El estudiantado, por su parte, deberá asistir puntualmente a la consejería al inicio de semestre. Para quienes cursan una materia por segunda o tercera ocasión, deberán asistir a las sesiones de seguimiento y tutoría. Seguir las indicaciones o sugerencias del personal docente. Interesarse y conocer los procedimientos necesarios para culminar su carrera. Llenar la encuesta de evaluación de la consejería cuando esté disponible. Y comunicarse con coordinación académica en el caso de querer un cambio de consejero.

Texto: Carmen Cortez

En las imágenes, jornadas anteriores de Consejería Académica. Constan docentes tutores brindando guía a los estudiantes.

Comparte esta nota