Logo-UArtes-white
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Trabajo de la UArtes con niños, niñas y jóvenes es uno de los ejes fundamentales en nuestra vinculación con la sociedad

Los estudiantes de noveno de básica de la Unidad Educativa Batalla de Tarqui fueron los primeros en arribar con sus maestros a la Sala Ría de la Biblioteca de las Artes para participar la mañana de hoy, miércoles 5 de junio, en la primera de cuatro jornadas de la V edición del Encuentro de Niños y Niñas en las Artes, que concluirá el sábado 8. Fue la apertura de una cita para cuya agenda se programaron charlas, conversatorios, talleres y presentaciones artísticas.

La conducción del acto inaugural la hizo Janina Suárez, jefa de Prácticas Pre-Profesionales, quien resaltó el aporte de los estudiantes a los proyectos de vínculo con la sociedad que dirigen nuestros docentes y se desarrollan en territorio y en el repositorio de la Universidad de las Artes. A la programación de esta edición, dijo, se suman las activaciones artísticas efectuadas con Las Escuelas de las Artes del Guayas, proyecto de la UArtes y la Prefectura. Recordó que la cita surgió en tiempos de pandemia, que en 2020 y 2021 fue virtual y desde el 2022, presencial, siempre por los derechos de los niños y la adolescencia, los derechos culturales y los derechos de la naturaleza. 

Estratégica lucha contra la violencia

William Herrera, rector de la Universidad de las Artes, agradeció a los niños, niñas, adolescentes y público en general por acompañar el simbólico acto inaugural. Para la UArtes, el trabajo que hacemos con la niñez es uno de sus ejes fundamentales en nuestra vinculación con la sociedad, dijo. “(…) No solo necesaria, sino estratégica en la lucha contra la violencia. Esperamos que se traduzca o logre complementarse y apoyarse con políticas públicas claras que apuesten por al acceso a la educación de niños y niñas, la formación artística y la cultura; saber que son cada vez más los miles de niños que abandonan el sistema escolar es una noticia terrible que tendrá consecuencias para las siguientes décadas”, indicó.

Como fundamental subrayó el rector poner este tipo de encuentros en la agenda institucional de la universidad, así como el trabajo con las organizaciones que apoyan y con las que hemos establecido vínculos de cooperación. La apuesta de la UArtes se inscribe en un proyecto a largo plazo que requiere la participación de los ministerios de Educación, de Cultura y Patrimonio y de los gobiernos autónomos locales. “Un proyecto para que Ecuador cuente con un verdadero sistema de formación artística, que empiece desde la niñez y se extienda hasta la formación superior, que es la que ofrece la Universidad de las Artes”.

Mencionó el trabajo que realizan los docentes en el marco de sus proyectos de vinculación con la sociedad, pedagógicos y de investigación, con la participación activa del estudiantado. Resaltó la labor de la Biblioteca de las Artes, que en sus cinco años de existencia se ha convertido en una plataforma con una agenda para todas las edades. El rector reiteró nuestro compromiso con las comunidades y los barrios, en especial con la niñez.

“Como universidad siempre estamos sufriendo los recortes o golpes presupuestarios que muchas veces hay desde la agenda gubernamental a la educación y la cultura, por esa razón la estrategia más sensata que hemos logrado identificar es la construcción de alianzas para que seamos más las personas, las organizaciones y los colectivos que participemos públicamente en los espacios, incluso mediáticos, para defender la educación y la cultura. Decimos que una educación pública y de calidad en artes es un derecho y esta es la materialización de esa idea tan poderosa”, concluyó.

Soraya Campos, directora de Servicios Bibliotecarios, y Zully Ordóñez, gestora cultural y encargada de la Sala Ría, también dieron la bienvenida a los presentes y señalaron las actividades y presentaciones artísticas de los cuatro días del encuentro. Ordóñez destacó la asistencia de los alumnos, profesores y padres de familia de las unidades educativas República de Francia y Batalla de Tarqui.

Prácticas artísticas en los proyectos de vida

De la Dirección de Vinculación con la Sociedad, a cargo de María José Icaza, intervino Patricio Sánchez, especialista en proyectos. Indicó que la Universidad de las Artes viene trabajando con la niñez y adolescencia prácticamente desde sus inicios. Se refirió a la importancia de la cultura como eje de desarrollo del país, siendo una gran referencia en temas de educación superior la creación de las cuatro universidades emblemáticas, una de ellas la UArtes –las otras: IKIAM, Yachay y UNAE–. Sostuvo que los esfuerzos por validar el derecho al acceso a la cultura y educación en artes, especialmente de las infancias, no caen en saco roto, “pues estamos mirando a niños, niñas y adolescentes haciendo práctica artística y tomando con ello la posibilidad de un proyecto de vida”.

En el primer día de la V edición del Encuentro de Niños y Niñas en las Artes se suscribió un convenio de cooperación interinstitucional entre la UArtes y la Fundación Teatro Experimental Guayaquil, que preside Marina Salvarezza. Ya en el cierre del acto inaugural, se presentó la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Unidad Educativa República de Francia, bajo la dirección del maestro Víctor Salas; su rector, Parsival Castro, fue a manera de preámbulo detallando una a una las composiciones escogidas para la ocasión y destacó los esfuerzos conjuntos de la institución a su cargo por impulsar el arte, la cultura y la música.

Orquesta de la Unidad Educativa República de Francia

La juventud puede tocar diversos tipos de partituras, refirió Castro, desestimando estereotipos y afirmaciones de que solo toca reggaetón. Contó que cuando presentaron ante el Ministerio de Educación el proyecto –de incorporar música a su malla curricular y conformar la orquesta– se lo rompieron en la cara, pero a los pocos días esa misma persona los invitó a dar un concierto en esa entidad. Les tocó enseñar música de manera clandestina “y finalmente ya podemos alzar la voz y decir que es una materia oficial”, expresó, invitando al director de la Orquesta Sinfónica Juvenil de su plantel a iniciar el concierto con un fragmento del Aleluya de Federico Haendel.

A esa interpretación le siguió un fragmento de El gato montés y luego Castro hizo reflexionó sobre la paz y que la música estimula el crecimiento de las neuronas. Es una suerte de terapia pedagogía social anotó antes de anunciar un popurrí de famosas películas e invitar a tres niños de la Unidad Educativa Batalla de Tarqui a dirigir con Salas la orquesta (imitando cada una de sus directrices a los músicos). Al llamado respondieron Milagros, Doménica Sofía y Aarón Alejandro, estudiantes de octavo de básica.

La música latinoamericana no tiene color ni ideología. El arte abre camino para la unión y la paz entre los pueblos, expresó Castro y anunció un compendio de obras de Dámaso Pérez Prado, presentando, además, a los integrantes de la orquesta. “Tienen entre 10 y 17 años”, comentó a InfoUArtes Víctor Salas, su director, quien lleva un lustro dirigiéndola. En su natal Venezuela, añadió, trabajó durante casi dos décadas en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles.

Comparte esta nota